Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
categorías

Las Bienaventurazas de Jesús


Por Pablo Pereyra

Estas son palabras de Jesús:

MATEO 5:1-12 (RVA)
|1| Cuando vio la multitud, subió al monte; y al sentarse él, se le acercaron sus discípulos.
|2| Y abriendo su boca, les enseñaba diciendo:
|3| “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
|4| “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
|5| “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.
|6| “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
|7| “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.
|8| “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
|9| “Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
|10| “Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
|11| “Bienaventurados sois cuando os vituperan y os persiguen, y dicen toda clase de mal contra vosotros por mi causa, mintiendo.
|12| Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

La palabra “bienaventurados” significa “feliz, bendecido, dichoso, afortunado”. Estas palabras fueron dichas por Jesús refiriéndose al reino futuro. Muchas veces Dios bendice a las personas en esta era y tiempo, pero, en este caso, Jesús estaba hablando de bendiciones que vendrán en el reino venidero.

La vida de los israelitas en los tiempos de Jesús no era fácil, entre la gente que estaba escuchando a Jesús había mucha gente pobre, oprimida por los romanos, enfermos. No había las condiciones sanitarias de estos tiempos, la esperanza de vida era mucho más corta, muchas mujeres morían al dar a luz, muchos niños morían prematuramente por condiciones que hoy pueden evitarse.

Aún en estos tiempos, sabemos que muchas veces las personas pasan por situaciones injustas y tienen muchas dificultades. Hay países donde los cristianos son asesinados por manifestar su fe en Jesús, en el mundo hay hambre, muerte, dolor, enfermedad y muchas cosas injustas.

Pero Jesús viene a decirle a esas personas, que hay un reino futuro y que quienes participen de ese reino serán muy bendecidos, muy felices, muy afortunados. Vayamos analizando cada parte del texto:

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Las palabras “pobres en espíritu” tiene una connotación de una actitud de humildad ante Dios. Quienes confían en Dios y tienen una actitud de aceptar Su guía y Su instrucción, no queriendo “saber más que Dios”, sino siendo humildes ante Él, van a participar del reino venidero que establecerá Dios.

“Reino de los cielos”, no significa que viviremos en los cielos, sino que el reino proviene de los cielos, de Dios, Apocalipsis 21 y 22 nos deja en claro que el reino de Dios será sobre la Tierra.

“Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Esta promesa es reflejada en otras partes de la Biblia, todos aquellos que hoy lloran, pero que se han refugiado en Dios, en el reino futuro ya no llorarán jamás y tendrán plena felicidad.

ISAÍAS 25:8 (RVA)
Destruirá a la muerte para siempre, y el Señor Jehovah enjugará toda lágrima de todos los rostros. Quitará la afrenta de su pueblo de sobre toda la tierra, porque Jehovah ha hablado.

APOCALIPSIS 7:16-17 (RVA)
|16| No tendrán más hambre, ni tendrán más sed, ni caerá sobre ellos el sol ni ningún otro calor;
|17| porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes de agua viva, y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.

Cuando estemos en el reino de Dios, Cristo estará cuidándonos y allí no habrá más injusticia, enfermedad, dolor ni llanto.

“Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Los “mansos” se refiere a los que son mansos ante Dios, que no son rebeldes contra Él, sino que aceptan Su autoridad. Jesús aquí nos dice que ellos van a recibir la tierra por heredad, quizá en el presente no podamos ser propietarios ni de un pequeño terreno, pero en el reino futuro ¡La Tierra será nuestra!

“Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

“Hambre y sed” son una figura literaria que significa “deseo intenso o ferviente”. Así como deseamos intensamente comer o beber cuando estamos hambrientos y sedientos físicamente, muchos de nosotros deseamos fervientemente que haya justicia en la Tierra, nos duele la injusticia. En el tiempo presente Dios nos guía y nos ayuda, pero Él no está juzgando al mundo y en el mundo vemos mucha injusticia, porque el juicio está bajo la mano humana. Pero en el reino futuro será Cristo quien juzgue conforme a la voluntad de Dios y habrá completa justicia.

Hablando de Jesús, Isaías dice lo siguiente:

ISAÍAS 11:3-5 (RVA)
|3| Él se deleitará en el temor de Jehovah. No juzgará por lo que vean sus ojos, ni arbitrará por lo que oigan sus oídos;
|4| sino que juzgará con justicia a los pobres, y con equidad arbitrará a favor de los afligidos de la tierra. Golpeará la tierra con la vara de su boca, y con el aliento de sus labios dará muerte al impío.
|5| La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura.

Bajo el gobierno de Jesús, los impíos serán castigados con justicia, Jesús no va a ser engañado en el juicio y hará justicia con todos. En ese momento nuestra hambre y sed de justicia será completamente saciados.

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.

Los que son misericordiosos por amor a Dios, recibirán Su misericordia, lo cual involucra ser recibidos en el reino a pesar de los pecados cometidos.

“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Para tener el corazón realmente limpio, hace falta creer en Dios y ser limpiados por Él. Así que, si alguien se conduce con un corazón limpio, es porque ya tiene a Dios en su corazón.

“Bienaventurados los que hacen la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Los que hacen la paz, se refiere a los que buscan establecer la paz conforme a los estándares de Dios, todos ellos participarán de la vida en el reino futuro, podrán ver a Dios y habitar con él y serán llamados “hijos de Dios”.

Hay que tener en cuenta que cuando Jesús dijo estas cosas, él aún no había resucitado y completado su obra de redención. Ahora todos los que creemos en Él como Señor somos llamados “hijos de Dios”.

“Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

“Bienaventurados sois cuando os vituperan y os persiguen, y dicen toda clase de mal contra vosotros por mi causa, mintiendo.

Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos; pues así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

Aquí Jesús advierte que habría persecuciones sobre quienes quieran predicar el mensaje del Evangelio. Hay mucha gente incrédula y maligna en el mundo, e incluso hay gente religiosa que hace negocio con la religión y la espiritualidad, a ellos no les conviene que el mensaje de salvación en Cristo sea predicado, no quieren que la luz resplandezca en el mundo, porque aman la oscuridad, y esos son los que critican, confabulan, mienten y persiguen a los cristianos. Jesús dijo que, si alguno sufre alguna de estas cosas por causa de su nombre, tendrá una gran recompensa en el reino venidero.

Como pueden ver, todas estas son promesas para el reino futuro. Esto no quiere decir que no haya cosas buenas para los creyentes en el tiempo presente, Dios llena nuestros corazones, nos da paz, amor, alegría y fortaleza de un modo extraordinario, pero la realidad es que hay injusticia en el mundo, hay enfermedad, hay dolor, hay muerte y estas cosas no van a ser resueltas en el tiempo presente, pero Dios nos promete ser parte de un reino en el que seremos felices más allá de toda expectativa.

Juan recibió una visión sobre cómo será el reino perpetuo de Dios:

APOCALIPSIS 22:1-5 (RVA)
|1| Después me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluye del trono de Dios y del Cordero.
|2| En medio de la avenida de la ciudad, y a uno y otro lado del río, está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto. Las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones.
|3| Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto.
|4| Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
|5| No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.

La información sobre las versiones de la Biblia citadas en este estudio y otros puede verla en la siguiente página:
Referencias de versiones de la Biblia

Si esta publicación te bendijo, por favor ayúdame orando por mi servicio a Dios, compartiéndo esta página con tus amigos y seres queridos y dándole tu «me gusta» a la
página de Facebook de «En Honor a Su Verdad»

Ante cualquier duda o consulta, puedes contactarte conmigo por e-mail a
[email protected]
o por mensaje privado en
mi Facebook personal

Si este sitio te es de bendición, me ayudarías mucho haciendo una donación para poder seguir otorgando material de calidad y llegar a más personas en todo el mundo.

Donaciones

3 comentarios en «Las bienaventuranzas de Jesús»

Deja un comentario