Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
categorías

¿Qué es hablar en lenguas?

Por Pablo Pereyra

1 Corintios 12:7-10 nos habla de 9 formas en que el poder de Dios y la presencia de Cristo se manifiesta entre los cristianos, entre ellas está el hablar en lenguas. En este estudio intentaré mostrar qué es y qué no es el hablar en lenguas y cómo comenzar a utilizar esta manifestación espiritual.

Lo que explicaré aquí es una conjunción de la enseñanza de las Escrituras, sumado a la propia experiencia y práctica en esta manifestación.

En principio, es importante comprender que es el deseo de Dios que todos los cristianos hablen en lenguas:

1 CORINTIOS 14:5 (RVA)
Así que, yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más, que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete, para que la iglesia reciba edificación.

El apóstol Pablo dice aquí que quisiera que todos hablen en lenguas. Hay que tener en cuenta que Pablo escribe por inspiración de Dios, así que está comunicando el deseo mismo de Dios de que todo cristiano hable en lenguas. Luego Pablo dice que más quisiera que profeticen, pero hay que entender que el contexto nos está hablando de lo que conviene en una reunión de creyentes. El hablar en lenguas no tiene provecho para los que escuchan a menos que exista una interpretación, así que en una reunión no sería de mucho provecho para los demás. Pero en lo personal, veremos que es una manifestación muy importante y que ayuda muchísimo al creyente y a todo el Cuerpo de Cristo.

¿QUÉ ES HABLAR EN LENGUAS?

La palabra “lengua” (en griego glossa) primordialmente denota la lengua como miembro físico del cuerpo, pero en sentido figurado se usa denotando un lenguaje o dialecto (tal como solemos hablar hoy nosotros). La evidencia bíblica nos muestra que estos “lenguajes” no hacen referencia a una habilidad para hablar en varios lenguajes extranjeros (esto también lo hacen personas sin espíritu santo, normalmente denominados “políglotas”), sino que se trata de un lenguaje dado por Dios que no es comprendido por la persona que habla. A veces este lenguaje puede ser algún lenguaje humano y otras veces no, pero el que habla jamás entiende ese lenguaje.

El hablar en lenguas es una manifestación que no se menciona en el Antiguo Testamento, jamás veremos que algún creyente del AT haya hablado en lenguas, esta manifestación es una nueva manifestación para esta nueva era cristiana, esta manifestación es el resultado de los logros de Jesucristo en la cruz.

HECHOS 2:1-4 (RVA)
|1| Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar.
|2| Y de repente vino un estruendo del cielo, como si soplara un viento violento, y llenó toda la casa donde estaban sentados.
|3| Entonces aparecieron, repartidas entre ellos, lenguas como de fuego, y se asentaron sobre cada uno de ellos.
|4| Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen.

Este es un relato de lo que sucedió el día de Pentecostés, luego de que Jesucristo ascendiera a la diestra de Dios. Un fuerte viento sopló en el lugar donde estaban, y ellos vieron lenguas repartidas “como de fuego”. Hay que notar que no eran “lenguas de fuego”, sino que eran “como fuego”. Es muy probable que esta haya sido una visión de Dios para confirmarles que el día tan esperado había llegado. Todas estas señales les indicaba a ellos que el día tan esperado había llegado, Dios había exaltado a Jesucristo, dándole toda autoridad y poder y señorío y dándole un nombre sobre todo nombre (Fil. 2:9-11; Ef. 1:21, 22) y a través de Él comenzaba con una nueva era para el ser humano, en el que cada cristiano podría pasar a formar un Cuerpo en Cristo y ser lleno de Su poder y autoridad, en una estrecha conexión con Él (Para más información sobre cómo actúa Dios en el creyente te recomiendo mi libro: “La acción de Dios en el creyente”. ) Los discípulos sabían que esto era inminente, y sólo debían esperar, este evento fue la clara señal de que ese día prometido había llegado ¡y no se tardaron en comenzar a manifestar el poder de Dios por medio de Cristo!

HECHOS 2:4
Todos fueron llenos del Espíritu Santo [según el texto es “espíritu santo”, sin artículo, refiriéndose al don de Dios], y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu [Cristo] les daba que hablasen.

Este versículo no ha sido correctamente comprendido al no entender que Cristo, desde Hechos hasta Apocalipsis, muchas veces es llamado “el Espíritu”. Este versículo nos está diciendo es que ellos, luego de recibir el don de espíritu santo comenzaron a hablar en lenguas según El Espíritu (Jesucristo) les daba que hablasen, o sea que es Jesús quien da las palabras a hablar. Jesús es llamado “el Espíritu” cuando se lo conecta con su acción espiritual en nosotros.

De aquí podemos entender que: 1) Sólo es posible hablar en lenguas teniendo el don de espíritu santo; 2) El lenguaje hablado es dado por Jesús por medio de nuestro espíritu.

Por eso es que los creyentes de tiempos anteriores no podían hablar en lenguas. Si las palabras las da Cristo, no es posible que esta manifestación sucediera antes de que Él fuera ascendido y conectado espiritualmente con el creyente. Pero ahora, por la conexión que tenemos con Cristo, ¡Él puede hablar a través nuestro!

1 CORINTIOS 14:1-2 (RVA)
|1| Seguid el amor; y anhelad los dones espirituales, pero sobre todo, que profeticéis.
|2| Porque el que habla en una lengua no habla a los hombres sino a Dios; porque nadie le entiende, pues en espíritu habla misterios.

Donde dice: “nadie le entiende” debería decir: “nadie entiende”. Ya hemos visto que hay ocasiones en que quien escucha sí entiende lo dicho en lenguas, este versículo en realidad señala que “nadie que habla entiende”, o sea, que la persona que está hablando en lenguas no entiende qué es lo que está hablando. La palabra “hombres” refiere genéricamente al ser humano, o sea, que ninguna persona entiende. La palabra “misterios” podemos traducirla, más correctamente, como “secretos espirituales”. Lo que este versículo nos está transmitiendo es que quien habla en lenguas no habla a persona sino a Dios, por lo tanto, hablar en lenguas entraría en categoría de alabanza o de oración, no es predicación o enseñanza. Cuando uno habla en lenguas está hablando secretos espirituales con Dios mediante el don de espíritu santo. Ya habíamos visto que las palabras las da Jesús, así que, uniendo cabos tenemos que el hablar en lenguas son palabras dadas por Cristo y dirigidas a Dios ¡Es Cristo hablando a Dios a través nuestro!

1 CORINTIOS 14:4-5 (RVA)
|4| El que habla en una lengua se edifica a sí mismo, mientras que el que profetiza edifica a la iglesia.
|5| Así que, yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas…

El versículo 4 nos dice que el que habla en lenguas se edifica a sí mismo, y por esto Pablo dice que quiere que todos hablen en lenguas. Recordemos que Pablo escribe por inspiración de Dios, así que es Dios mismo quien desea que todos los cristianos hablen en lenguas. Esto quiere decir que hablar en lenguas está disponible para todo creyente cristiano, pero no todos hablan en lenguas, porque no todos creen para hacerlo.

Dios jamás va a forzar a alguien a creer o a hacer algo que no quiere hacer. En 1 Timoteo 2:4 leemos que Dios quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad, pero no todos los hombres son salvos y no todos conocen Su verdad ¿por qué? Porque Dios no fuerza a las personas a hacer lo que Él quiere. La persona que se salva es porque acepta Su salvación, la persona que viene al conocimiento de Su verdad es porque desea conocer Su verdad y se esfuerza por conocerla, del mismo modo, la persona que habla en lenguas es aquella que desea corresponder el deseo de Dios y cree para hablar en lenguas.

1 CORINTIOS 14:14-15 (RVA)
|14| Porque si yo oro en una lengua, mi espíritu ora; pero mi entendimiento queda sin fruto.
|15| ¿Qué pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.

Estos versículos nuevamente nos muestran que al orar en lenguas estamos orando espiritualmente, pero no entendemos lo que oramos. Aquí tenemos información adicional: podemos cantar con el espíritu, o sea, ¡cantar en lenguas!

1 CORINTIOS 14:16-17 (RVA)
|16| Pues de otro modo, si das gracias con el espíritu, ¿cómo dirá “amén” a tu acción de gracias el que ocupa el lugar de indocto, ya que no sabe lo que estás diciendo?
|17| Porque tú, a la verdad, expresas bien la acción de gracias, pero el otro no es edificado.

En el contexto Pablo dice que hay que anhelar profetizar más que hablar en lenguas, porque está explicando cómo debe llevarse a cabo una reunión de cristianos. Así que, en una reunión es más provechosa la profecía, porque el hablar en lenguas no es comprendido por el resto, pero en la intimidad, el hablar en lenguas tiene muchos beneficios, es una oración perfecta, un agradecimiento completo ¡Es Cristo hablando a Dios a través nuestro!

Aquí vemos que a través del hablar en lenguas también bendecimos a Dios y damos gracias bien a Dios. Por eso el apóstol Pablo luego dice:

1 CORINTIOS 14:18 (RVA)
Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros.

1 CORINTIOS 14:39 (RVA)
Así que, hermanos míos, anhelad profetizar; y no impidáis hablar en lenguas.

Mucho se ha polemizado sobre el hablar en lenguas y su validez en estos días, la Biblia nos dice que Dios quiere que todos hablan en lenguas, Pablo alienta a estos cristianos a orar más en lengua, diciéndoles que él agradecía que estaba hablando más en lenguas que todos los demás, e incluso ordena no impedir el hablar en lenguas.

El Diablo es el padre de mentiras (Juan 8:44) y ha mentido, y miente al cristianismo, haciéndole creer que el hablar en lenguas es una manifestación que dejó de existir, o que es un don para muy pocos, o que se requiere gran santidad para obtenerlo, o que alguien podría maldecir a Dios hablando en lenguas; incluso intenta falsificar esta manifestación a través de personas que son manipuladas por espíritus diabólicos. Él miente de muchas formas porque sabe el tremendo poder y edificación que se encuentra detrás del hablar en lenguas, sabe que los cristianos podemos ser enormemente edificados a través del hablar en lenguas y eso no es bueno para sus planes.

Dios quiere que todos hablemos en lenguas, está disponible para cada persona que ha aceptado a Jesús como Señor, no se requiere de santidad, sino de fe para comenzar a hablar y no ha cesado, miles de creyentes en el mundo hablamos en lenguas en estos tiempos y podemos testificar de cómo nos edifica y fortalece espiritualmente. Dios no ha perdido Su poder, Dios es el mismo hoy que hace miles de años, Jesús es el mismo hoy que en el día de su resurrección en poder, y el poder de Dios por medio de Cristo está tan disponible hoy como en el primer siglo, sólo requiere que tengamos fe, que creamos en la Palabra que nos ha dejado y comencemos a hablar.

¿QUÉ TE IMPIDE HABLAR EN LENGUAS?

Como dije previamente, el Diablo es el padre de mentiras, el maestro del engaño y ha creado varios argumentos por los cuales engaña a los cristianos para que no quieran hablar en lenguas. A continuación veremos algunos de esos argumentos para desenmascarar la mentira con la Palabra de Dios.

1) El hablar en lenguas fue un don dado en el primer siglo para evangelizar

Este argumento surge de malinterpretar lo que sucedió en Hechos 2:5-11

HECHOS 2:5-13 (RVA)
|5| En Jerusalén habitaban judíos, hombres piadosos de todas las naciones debajo del cielo.
|6| Cuando se produjo este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confundidos, porque cada uno les oía hablar en su propio idioma.
|7| Estaban atónitos y asombrados, y decían: —Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?
|8| ¿Cómo, pues, oímos nosotros cada uno en nuestro idioma en que nacimos?
|9| Partos, medos, elamitas; habitantes de Mesopotamia, de Judea y de Capadocia, del Ponto y de Asia,
|10| de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia más allá de Cirene; forasteros romanos, tanto judíos como prosélitos;
|11| cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestros propios idiomas los grandes hechos de Dios.
|12| Todos estaban atónitos y perplejos, y se decían unos a otros: —¿Qué quiere decir esto?
|13| Pero otros, burlándose, decían: —Están llenos de vino nuevo.

Lo que vemos aquí es que al hablar en lenguas los discípulos estaban hablando “las maravillas de Dios” y muchos de los presentes estaban comprendiendo lo que ellos decían. Al leer esto muchos creen que los discípulos estaban hablando en diferentes dialectos humanos al hablar en lenguas y que estas lenguas Dios las dio para evangelizarlos. Sin embargo, si prestamos atención al contexto y lo razonamos correctamente, nos daremos cuenta qué fue lo que realmente sucedió.

El versículo 13 nos dice que algunos se burlaban diciendo que estaban “llenos de vino nuevo”, en otras palabras, los tomaron como borrachos. Esto nos da a entender que estas personas no estaban entendiendo lo que los discípulos estaban hablando y por eso los tomaron por borrachos.

Entonces, si un grupo de personas sí entendía y otro grupo no ¿qué es lo que estaba sucediendo? Lo que estaba sucediendo es que Dios dio la capacidad de comprender las lenguas a los creyentes, mientras que los incrédulos no entendían nada. En el día de Pentecostés, no sólo los apóstoles, sino todos los que ya creían en Jesús como Señor recibieron el don de espíritu santo y, a causa de esto, Dios energizó en ellos (a modo excepcional) la interpretación de lenguas, de modo que todos los creyentes entendían lo que los discípulos decían, pero el resto no. El hablar en lenguas no fue para “evangelizar” a incrédulos, sino para que los creyentes supieran que había llegado el día prometido por Jesús en que recibirían el don de espíritu santo.

En Hechos 10:44-46 podemos ver cómo cuando Pedro habló la Palabra a Cornelio y su familia, en el mismo momento que creyeron comenzaron a hablar en lenguas; también en Hechos 19:6 vemos que luego que Pablo orara por un grupo de creyentes, ellos pudieron recibir el espíritu santo en manifestación y comenzaron a hablar en lenguas y profetizar. El hablar en lenguas era de las primeras manifestaciones en hacerse evidentes en los que recibían a Jesús como Señor, porque esto es lo que Dios quiere, que todos hablemos en lenguas. Pero el Diablo ha sido efectivo con sus mentiras y hoy en día las personas no creen en el hablar en lenguas o le tienen miedo, y por eso hay tantos cristianos que aman a Dios pero no están hablando en lenguas.

Queda claro, por el mismo testimonio de las Escrituras, que el hablar en lenguas nunca fue para evangelizar y, como ya vimos, Pablo mismo dijo que el que habla en lenguas habla a Dios y no a las personas.

2) El hablar en lenguas fue para el primer siglo y ha cesado

Este argumento se basa en una mala interpretación de otro pasaje de las Escrituras:

1 CORINTIOS 13:8-10 (RVA)
|8| El amor nunca deja de ser. Pero las profecías se acabarán, cesarán las lenguas, y se acabará el conocimiento.
|9| Porque conocemos sólo en parte y en parte profetizamos;
|10| pero cuando venga lo que es perfecto, entonces lo que es en parte será abolido.

Ya di una explicación más completa de este pasaje en mi artículo “¿Vino ya lo perfecto?”, pero veremos un resumen de los argumentos para darnos cuenta del error que encierra.

Algunos suelen enseñar y creer que “lo perfecto” se refiere a la Biblia misma, que al estar completa ya no iba a ser necesarias las profecías y las lenguas, pero esto es otra de las mentiras que el Adversario, el Calumniador, ha logrado infiltrar en el cristianismo.

No hay nada en el contexto, ni cercano, ni remoto, que nos haga pensar que “lo perfecto” se refiere a las Escrituras, eso es sólo especulación. Sin embargo, el contexto nos da una pista de a qué se refiere “lo perfecto”:

1 CORINTIOS 13:12 (RVA)
Ahora vemos oscuramente por medio de un espejo, pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, así como fui conocido.

Pablo está hablando aquí del tiempo en que estemos “cara a cara” con el Señor. En ese tiempo seremos seres perfectos y podremos entender el plan de Dios y la voluntad de Dios con total claridad. Así que “lo perfecto” se refiere a aquél momento. En aquél tiempo es que las lenguas, las profecías y el conocimiento se acabarán, hasta ese momento, todas estas manifestaciones espirituales de Dios seguirán existiendo. Cuando conozcamos plenamente a Dios, no van a ser necesarias todas estas manifestaciones, pero en el presente las necesitamos, porque necesitamos la guía de Dios y la ayuda de Dios para nuestras vidas.

Pero también tenemos otra pista de qué es “lo perfecto”. La palabra griega traducida “perfecto” es teleios. Al estudiar esta palabra griega, vemos que jamás se usa en referencia a las Escrituras, el argumento de que “lo perfecto” es la Biblia completa no tiene ningún sentido ni aval bíblico. Ahora bien, entre los usos de teleios, tenemos un versículo que encaja perfectamente con lo que vengo exponiendo:

EFESIOS 4:11-13 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Donde dice “hombre de plena madurez”, las palabras “plena madurez” son en griego teleios. Nos está hablando de una madurez o perfección que tendremos cuando seamos de “la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. ¿Y cuándo es que seremos como Cristo mismo? ¡En la era venidera! (1 Juan 3:2).

Así que el argumento de que el hablar en lenguas y otras manifestaciones han dejado de existir se cae por completo y podemos ver que hasta que no seamos como Cristo mismo, en la era venidera, vamos a necesitar de todo este poder de Dios para ser edificados y guiados.

3) Quizá estemos maldiciendo a Dios

Hay quienes temen al hablar en lenguas, porque al no saber lo que están diciendo, piensan que podrían hablar algo contra Dios o Jesús. Pero la Biblia nos dice lo siguiente:

MATEO 7:9-11 (RVA)
|9| ¿Qué hombre hay entre vosotros que, al hijo que le pide pan, le dará una piedra?
|10| ¿O al que le pide pescado, le dará una serpiente?
|11| Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?

Comparados con la bondad de Dios, todos somos “malos”, no obstante, un buen padre humano, jamás le daría a su hijo algo dañino. Yo jamás engañaría a mi hijo para darle algo que lo dañe, sobre todo si se acerca a mí con interés genuino, queriendo que le ayude ¿Cómo podríamos pensar que Dios nos daría algo malo o dañino? Dios no nos va a engañar jamás, jamás dará algo dañino a un hijo Suyo que le está pidiendo Su bendición, por lo tanto, Dios no nos va a dar una manifestación falsa que nos guíe contra Su voluntad.

Además, el apóstol Pablo dijo:

1 CORINTIOS 12:3 (RVA)
Por eso os hago saber que nadie, hablando por el Espíritu de Dios, dice: “Anatema sea Jesús.” Tampoco nadie puede decir: “Jesús es el Señor,” sino por el Espíritu Santo.

La palabra “anatema” significa “maldito” o “digno de destrucción”. Este versículo nos está diciendo que nadie puede maldecir a Jesús si está hablando por medio del espíritu de Dios. Así que es imposible que al hablar en lenguas maldigamos al Señor.

La única forma en que se manifieste algún tipo de lenguas contrarias a Dios es que en lugar de aceptar a Jesús como Señor una persona se acerque a un ídolo o demonio. Magos, hechiceros, espiritistas, los que hacen control mental o invocan demonios podrían llegar a manifestar algo parecido al hablar en lenguas, pero ellos no tienen espíritu de Dios, así que sus lenguas son falsas. Pero si Jesús es nuestro Señor, estamos con el Dios verdadero y Él jamás dejará que recibamos una manifestación engañosa o falsa.

4) Es un don sólo para algunos creyentes

Dios da muchos dones que son únicos y que dependen de Su gracia y voluntad, pero en cuanto al hablar en lenguas, ya vimos que dice que quiere que todos hablen en lenguas. El hablar en lenguas es una manifestación del don de espíritu santo, toda persona que hizo a Jesús Señor tiene este don de espíritu santo y, por lo tanto, tiene la capacidad potencial de hablar en lenguas. El hablar en lenguas fue la primera manifestación de poder evidenciada en las personas que creían en Jesús como Señor en el primer siglo. Lamentablemente, la doctrina se fue corrompiendo y muchos cristianos dejaron de creer que podían hablar en lenguas. Aún entre creyentes sinceros y de buen corazón oímos decir que el hablar en lenguas es un don para muy pocos y muchos creen que ellos no recibieron ese don. Pero la realidad es que todos los cristianos pueden y deberían hablar en lenguas, sólo tienen que creer y comenzar a hablar.

LO QUE NO ES HABLAR EN LENGUAS

Otro punto de confusión que surge es por aquellos que dicen hablar en lenguas y en realidad sólo están haciendo balbuceo o ruidos con su boca. El hablar en lenguas, aunque no lo podamos entender, es un lenguaje, con palabras espirituales, pero con coherencia. No se trata de repetir una sílaba como un tartamudo, no se trata de un balbuceo, o un ruido incoherente y molesto.

El hablar en lenguas está bajo el control de quien habla, Dios no “posee” a las personas. Nosotros elegimos cuándo comenzar y cuándo terminar el hablar en lenguas. Al principio puede que sólo nos salgan algunas sílabas, hasta que logramos fluidez, pero nosotros somos los que iniciamos y detenemos el hablar en lenguas, no es un acto involuntario, ni tampoco es una repetición monosilábica. Si en tu reunión ves a alguien hacer ruidos raros, o repetir la misma sílaba una y otra vez, esa persona no está hablando en lenguas, está siendo engañada y quizá engañando a los demás.

Por otro lado, el hablar en lenguas no es habilidad para aprender un idioma, ya vimos que quien habla en lenguas no entiende lo que dice. Hablar en lenguas tampoco es la repetición de lo que otra persona habló en lenguas. Hay falsos predicadores que para engañar memorizan algunas frases que escucharon de otros que genuinamente hablan en lenguas y las repiten en medio de un discurso u oración para hacer creer a la audiencia que están hablando en lenguas. En realidad, si se siguen las instrucciones de 1 Corintios 14, el hablar en lenguas debe usarse para la edificación personal y no para intercalarlas en un discurso intentando hacerse ver más “espiritual” por poder hablar en lenguas.

El hablar en lenguas genuino es una manifestación de poder con grandes beneficios, por eso también el Adversario, el Diablo, busca confundir a la gente sobre lo que realmente es y ha promovido algunas falsificaciones para que los cristianos se confundan y no quieran hablar en lenguas. No obstante, el que realmente tiene a Dios en Su corazón, si se instruye correctamente, ora a Dios por sabiduría y cree en lo dicho en la Palabra, podrá en poco tiempo hablar en lenguas y recibir toda la edificación que trae esta manifestación espiritual.

¿POR QUÉ DEBERÍAMOS HABLAR EN LENGUAS?

Como vimos previamente, hablar en lenguas es una oración en espíritu, es una oración que nos edifica internamente. En 1 Corintios 14:2 Pablo dijo que el que habla en lenguas habla a Dios y habla “misterios”, o sea, secretos espirituales. Luego, en el versículo 4, dijo que el que habla en lenguas se edifica a sí mismo. Más adelante, Pablo dice que al orar en lenguas ora el espíritu:

1 CORINTIOS 14:14-15 (RVA)
Porque si yo oro en una lengua, mi espíritu ora…

Entonces podemos decir que orar en lenguas es lo mismo que orar en espíritu, y la Biblia nos dice lo siguiente:

EFESIOS 6:17-18 (RVA)
|17| Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios,
|18| orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos.

Una traducción de estos versículos más ajustada al texto griego sería así:

EFESIOS 6:17-18 (MI TRADUCCIÓN)
|17| y reciban el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu (que es una declaración de DIOS),
|18| por medio de estar orando con toda clase de oración y pedido en toda temporada, en espíritu, y por esto mismo, estando alertas con toda perseverancia y pedido con respecto a todos los santos.

Aquí la “espada del espíritu” es una declaración de Dios, la cual se recibe por medio de estar orando con toda clase de oración. Cuando estamos en medio de una batalla espiritual, necesitamos la palabra de Dios para esa situación, pero esa palabra no se trata de un versículo de la Biblia, sino de la revelación de Dios sobre qué hacer o decir en un momento determinado, y esta revelación la recibimos a través de la oración. Si queremos tener la guía de Dios para nuestras vidas necesitamos orar con toda clase de oración y aquí específicamente se nos dice que oremos en espíritu. Además, al orar en lenguas estamos “alertas” y pidiendo por todos los santos.

En Romanos Pablo dice:

ROMANOS 8:26-27 (RVA)
|26| Y asimismo, también el Espíritu nos ayuda en nuestras debilidades; porque cómo debiéramos orar, no lo sabemos; pero el Espíritu mismo intercede con gemidos indecibles.
|27| Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el intento del Espíritu, porque él intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

Aquí hay varios puntos que se pierden con la traducción, nuevamente voy a dar una traducción propia que se ajusta más al texto griego:

ROMANOS 8:26-27 (MI TRADUCCIÓN)
|26| E igualmente también el Espíritu gime y nos ayuda en la debilidad, porque qué es lo que deberíamos orar, conforme a lo que es necesario, NO lo comprendemos, pero el Espíritu mismo está apelando por nosotros, dando gemidos inexpresables.
|27| Pero DIOS, EL que está examinando los corazones comprende cuál es la dirección de los pensamientos del Espíritu, porque conforme a la voluntad de DIOS está apelando a DIOS por los santos.

El “no” del versículo 26 lo puse en mayúsculas porque en el texto griego es ou, que es un “no” absoluto. Lo que nos está diciendo estos versículos es que nosotros realmente no comprendemos cómo orar correctamente, hay muchas necesidades que ni sabemos que tenemos y muchas cosas por las cuales orar las cuales no podríamos abarcar en una oración con el entendimiento. Pero cuando oramos en lenguas, la oración proviene de Jesús (el Espíritu). Él sí sabe perfectamente lo que nosotros necesitamos y lo que necesitan todos los demás hermanos cristianos, por lo tanto, cuando oramos en lenguas estamos orando por necesidades propias y de los demás que ni siquiera conocemos.

JUDAS 1:20-21 (RVA)
|20| Pero vosotros, oh amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe y orando en el Espíritu Santo,
|21| conservaos en el amor de Dios, aguardando con esperanza la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.

Aquí la palabra “edificándoos” en el griego es una forma gramatical que es el presente continuo, indica una acción que se continúa en el tiempo, podríamos traducirla como “sigan edificándose” o “continúen edificándose”. Y nos está diciendo que por medio de orar en espíritu santo (o sea, orar en lenguas) estaremos continuamente edificándonos en la fe. Así que, ¡orar en lenguas también nos ayuda a crecer en la fe!

1 TESALONICENSES 5:17 (RVA)
Orad sin cesar.

Vimos que la Biblia en Efesios nos dice que oremos con toda clase de oración y aquí nos dice que oremos sin cesar, o sea, que oremos continuamente y tanto como podamos. Muchas veces nos vamos a encontrar que al orar se nos acaban las palabras, no sabemos qué más decir o por qué cosas orar, pero si nos acostumbramos a hablar en lenguas, podemos estar horas orando y las palabras no se acaban. No sabemos lo que decimos, pero sabemos que estamos orando por necesidades propias y de los demás, que estamos dando gracias bien a Dios, que estamos edificándonos internamente, que estamos aumentando nuestra fe y confianza en Dios, que al orar en lenguas permitimos que Cristo energice en nosotros una oración perfecta.

¿CÓMO HABLAR EN LENGUAS?

Hablar en lenguas es muy sencillo, lo único que hay que hacer es comenzar a pronunciar palabras con la fe puesta en que el Señor está operando en nosotros Su poder. En otras palabras, ¡nosotros comenzamos a hablar y Él se encarga del resto!

¡Es así de simple! Las trabas están en nuestros miedos o prejuicios. Leer la Biblia, orar a Dios por sabiduría y estar en contacto con otros creyentes que hablan en lenguas puede ayudarte a animarte a dar el paso inicial, y una vez que comiences te darás cuenta que no es algo difícil. Al principio quizá sólo te salgan unas sílabas, ya que, como toda actividad en la vida, no sale perfecto en el primer intento. No te desalientes, hay que seguir hablando diariamente y llegará el momento en donde se vuelva como un segundo idioma. Podrás hablar en lenguas mientras caminas, mientras viajas, mientras haces otras actividades, se vuelve algo muy natural, pero, a la vez, muy poderoso, porque cuando se vuelva algo habitual, estarás edificando tu fe y tu espiritualidad continuamente, lo cual te llevará a estar más y más preparado o preparada para entender mejor la Palabra, entender tu llamado y función en el Cuerpo y para usar todos los dones que Dios te ha dado.

CONCLUSIÓN

Entonces, podemos resumir que al hablar en lenguas estamos hablando palabras procedente de Cristo y dirigidas a Dios, las cuales conforman una oración, alabanza o bendición a Dios y que edifican internamente al creyente que está operando esta manifestación, a la vez que está orando por necesidades propias y de otros cristianos.

El que habla en lenguas no entiende lo que dice y Dios desea que todos hablen en lenguas, por tanto, todos los que han aceptado a Jesús como Señor tienen la habilidad para hacerlo, sólo necesitan la instrucción y la fe necesaria para hacerlo.

Si bien en algunos casos Dios ha dado un “impulso” a las personas para hablar en lenguas (como en el día de Pentecostés), el hablar en lenguas no es algo forzado o involuntario, sino que cada uno comienza a hablar cuando quiere y para cuando lo desea. Dios jamás da piedra por pan (Mateo 7:9), así que, si estamos buscando a Dios y creyendo en Cristo, no debemos temer de recibir una falsa manifestación de parte de Dios.

Cuando verdaderamente comprendemos cuán bendito es este nuevo lenguaje dado por Dios, el deseo de hablar en lenguas es tan grande que lo difícil es mantenernos callados.

En resúmen:

QUÉ ES HABLAR EN LENGUAS:

  • Es un lenguaje espiritual disponible para todos los que tienen espíritu santo.
  • Es una oración a Dios para pedir o agradecer. Es Jesús orando espiritualmente a través nuestro.
  • Es voluntario, comenzamos y paramos cuando queremos.
  • Las palabras son dadas por el Espíritu.
  • Es un lenguaje que no entendemos.
  • Es hablar secretos espirituales con Dios.

QUÉ NO ES HABLAR EN LENGUAS:

  • No es balbuceo, zumbido, tartamudeo, repetición de una sílaba.
  • No es para evangelizar.
  • No es involuntario
  • No son palabras copiadas de otros que hablan en lenguas.
  • No es habilidad para aprender o hablar idiomas.

BENEFICIOS DE HABLAR EN LENGUAS:

  • Nos edifica espiritualmente.
  • Oramos por necesidades propias y de otros creyentes, aún de aquellas que no conocemos o entendemos.
  • Nos edifica en la fe.
  • Nos provee de la guía e instrucción de Dios ante una batalla espiritual.
  • Es “dar gracias bien”. Con esto alabamos a Dios de un modo perfecto.

La información sobre las versiones de la Biblia citadas en este estudio y otros puede verla en la siguiente página: Referencias de versiones de la Biblia

Si esta publicación te bendijo, por favor ayúdame orando por mi servicio a Dios, compartiéndo esta página con tus amigos y seres queridos y dándole tu «me gusta» a la página de Facebook de «En Honor a Su Verdad»

Ante cualquier duda o consulta, puedes contactarte conmigo por e-mail a [email protected] o por mensaje privado en mi Facebook personal

Si este sitio te es de bendición, me ayudarías mucho haciendo una donación para poder seguir otorgando material de calidad y llegar a más personas en todo el mundo.

Donaciones

11 comentarios en «¿Qué es hablar en lenguas?»

  1. Me Gudto tu estudio mi Hermano, muy completo y de mucha bendición. Te ánimo a seguir haciendo trabajos de excelencia y calidad, como siempre lo has hecho. Fuerte abrazo mi Pablito. Rebendiciones

    Responder
    • ¡Muchas gracias! Me alegra que sea de bendición, creo que es un tema muy importante y necesitamos que más y más creyentes hablen en lenguas, porque eso edifica mucho a toda la Iglesia. ¡Un gran abrazo!

      Responder

Deja un comentario